Sígueme si quieres, pero recuerda que yo tampoco sé el camino...

Páginas vistas en total

miércoles, 23 de febrero de 2011

Lo sabes.
Lo sabes cuando te cuesta horrores sacártelo de la cabeza.
Lo sabes cuando haces lo que sea por ver sus ojos unos segundos más.
Lo sabes cuando te sientres feliz al tenerlo cerca.
Lo sabes cuando llegas a tu casa de estar con él y no puedes parar de sonreir.
Lo sabes cuando al hablar por teléfono con él, dibujas corazones incoscientemente.
Lo sabes cuando te imaginas a cada momento cómo sería compartir el resto de tu vida con él.
Lo sabes cuando sientes celos de toda aquella que se le acerque más de lo debido.

Entonces, sabes que estás perdida. O más bien enamorada, lo que viene a ser prácticamente lo mismo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario