Sígueme si quieres, pero recuerda que yo tampoco sé el camino...

Páginas vistas en total

jueves, 14 de marzo de 2013

Basta.

Me prometiste que las cosas cambiarían, a mejor. Me juraste y perjuraste que si me fiaba de ti, todo iría bien, que encontraría la paz que llevo buscando toda mi vida. Y yo, sigo esperando a que cumplas tu promesa.
Creo que ya va siendo hora de que muevas hilos, de que el cambio llegue de verdad. Sabes mejor que nadie que mi paciencia está rozando los límites de lo humano. Y, sabes que confío en ti, pero a veces necesito que me des una muestra de que esto es real, de que no estoy perdiendo el tiempo.
Lo sé, no puedes estar a toda horas pendiente de mí; pero es que ahora me haces tantísima falta...

Te lo ruego una vez más, hazme saber qué sentido tiene todo esto.