Sígueme si quieres, pero recuerda que yo tampoco sé el camino...

Páginas vistas en total

viernes, 27 de diciembre de 2013

Parezco fuerte, lo sé. Me esfuerzo diariamente en ello. De hecho, no finjo del todo: realmente soy feliz. Pero a veces necesito ser débil, a veces necesito de una ayuda externa a mí misma para seguir adelante.

El recuerdo de mi efímera valentía reflejado en un post-it con su número de teléfono. Siempre a la vista, siempre dispuesta a recordar el paso de gigante que fui capaz de dar. Para no olvidarme de los meses que le suspiré en silencio. De los meses que supliqué con todas mis fuerzas al cielo que te cruzaras en mi camino. 

Lo miro y me tiemblan las piernas. Mis poros derrochan ganas e ilusión. Mis ojos suplican una oportunidad. Y mi corazón... mi corazón se ha empeñado en no perder la esperanza. 

Dime tú, ¿qué hace mi lado sensato ante todo ésto? Pues ceder...