Sígueme si quieres, pero recuerda que yo tampoco sé el camino...

Páginas vistas en total

martes, 28 de septiembre de 2010

He decidido olvidarme de ti, pero me cuesta más de lo que pensaba. Cuando creo que lo estoy consiguiendo, me cruzo con tu mirada, y se me cae el mundo encima. Y acompañada de ella viene una de esas sonrisas que tanto me gustan, por el simple hecho de que es mía, que me la estás dedicando a mí. No lo niego, pero tampoco tengo el valor de admitirlo...
Eres quien me saca la mejor de mis sonrisas. Porque tengo más ganas de ti de las que jamás he tenido por nadie antes de conocerte.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Tiempo.



Y ahora te toca actuar a ti. Yo ya he hecho todo lo que estaba en mi mano, pero sin tu ayuda soy totalmente incapaz de conseguirlo. Te toca a ti cicatrizar esto, hacer que no duela, fingir que nunca ha pasado nada. Sé que es dificil, pero lo has conseguido otras veces. Sí, sé que lo conseguirás. El tiempo todo lo cura.

Realidad .

Como en una películas de esas en las que desde el principio sabes que esas dos personas acabarán juntas. Están predestinadas y se ve a kilómetros. Lo sabes por cómo se miran, por cómo actúan el uno delante del otro.
Si esto fuera una película, estoy segura de que acabaríamos juntos.
Pero por suerte o por desgracia, esto es la vida real...

Querido desconocido

Me rindo. Sí, siempre he dicho que rendirse es de cobardes, que hay que luchar por lo que quieres sin tener miedo a perder, pero esto se ha acabado. He hecho todo lo posible, he estado contigo en tus peores momentos, en los mejores, hemos compartido sonrisas, tristezas y miles de momentos juntos. Pero ha llegado el momento de parar, de decir basta. Seguiré aquí siempre que me necesites, eso no lo dudes ni un segundo. Seguirás viendo esa sonrisa de tonta que se dibuja en mi cara cada vez que me miras, cada vez que me haces rabiar, pero en el fondo estaré pensando en la manera de olvidarme de todo esto.
No puedo seguir manteniendo la esperanza y saber que lo nuestro nunca cambiará.
Porque sé que esto no será lo último que te escriba, pero llegará el día en el que no volveré a dedicarte nada a ti.