Sígueme si quieres, pero recuerda que yo tampoco sé el camino...

Páginas vistas en total

jueves, 30 de diciembre de 2010

Tenemos la mala costumbre de querer a medias,
de no mostrar lo que sentimos a los que están cerca.
Tenemos la mala costumbre de echar en falta lo que amamos,
sólo cuando lo perdemos es cuando añoramos.
Tenemos la mala costumbre de perder el tiempo,
buscando tantas metas falsas, tantos falsos sueños.
Tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa,
y sólo entonces te das cuenta de cuántas cosas hay que sobran.


Tenemos la mala costumbre de buscar excusas,
para no desnudar el alma y no asumir culpas.
Tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa;
y sólo entonces te das cuenta de cuántas cosas hay que sobran.


miércoles, 29 de diciembre de 2010

¿Otra ilusión rota? Me niego a pensarlo. Ésta vez es la mía, estoy segura. Sólo tengo que saber esperar.

lunes, 27 de diciembre de 2010


Tenemos toda la vida por delante para intentarlo.

sábado, 25 de diciembre de 2010

Dulce locura.

¿Quién dice que las obsesiones no son buenas? Sí, estoy obsesionada con él. Pero cada vez que lo veo, siento una felicidad incalculable. Sé que no le conozco, y probablemente nunca lo haré, pero me conformo con ver su sonrisa de vez en cuando, aunque ni siquiera me la dedique a mí . Y con saber que, por unos instantes, se fija en mí. Llámame loca si quieres, pero esta dulce locura hace que por un pequeño periodo de tiempo sólo le tenga a él en mente, y así, logro olvidarme de lo malo.
No me canso de ilusionarme cada vez que nuestros ojos se encuentran. Seguiré buscándote por cada rincón de esta pequeña ciudad hasta que me canse de ti... y créeme que será dentro de mucho, porque ni yo misma me explico cómo se puede sentir algo tan fuerte por un desconocido.

martes, 21 de diciembre de 2010


Dicen que lo que necesitas para ser feliz lo tienes tan cerca que cuesta verlo. Yo creo que ya lo he visto, y eres. Durante mucho tiempo he estado buscando a la persona perfecta a quien echar de menos cada segundo que pasemos separados, alguien que me deje sin respiración con una mirada. Pero nunca llegaba. Claro, como que ya estaba aquí, sólo... que no la quería ver bien. Quizás me esté precipitando, no puedo estar segura.
Sólo espero que esto no quede en nada, porque cada vez estoy más cerca de poder admitir que me estoy enamorando de ti.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Me miras, te miro. Sonrío incoscientemente. ¿Qué me has hecho? No puedo reprimir las ganas que tengo de verte a diario, de compartir contigo aunque sean 15 minutos de mi tiempo libre. Intento esconder esto, pero, ya no puedo engañarme más a mí misma. Aquí hay algo, y lo sé. Y seguro que tú también te has dado cuenta. Quizás seas tú la persona que llevo buscando tanto tiempo, sólo que ahora no es el momento. Afortunadamente creo en los milagros. Hoy es un no rotundo, pero quizás dentro de unos meses... A lo mejor simplemente tienes que abrir un poco más los ojos. Que te estás desviando. Que la estás buscando por el camino equivocado.
Sé lo que sientes, de verdad. Te entiendo mejor que muchas otras personas. Y precisamente por eso te digo que lo dejes pasar. Que te des cuenta de que hay vida más allá de ella. Que puede ser que lo que te espera en el futuro lo tengas delante todos los días. Sí, me gusta pensar que tu futuro soy yo. Porque, sinceramente, cuando pienso en el mío... sólo te veo a ti.