Sígueme si quieres, pero recuerda que yo tampoco sé el camino...

Páginas vistas en total

sábado, 22 de enero de 2011

Y ya me ves. Esperando a que pasen los días para que mi loco corazón se aclare y sepa lo que quiere de una vez por todas. Supongo que le da miedo descubrir que realmente eres tú y que todo pueda salir mal; o peor, darse cuenta de que todo ha sido una niñería y no volver a verte igual nunca más.
Y aquí estoy. Dandole pequeñas bocanadas de aire para que no se me queje demasiado, para que pueda aguantar los latidos un poco más. Tratando de engañarle con falsas esperanzas que en el fondo sé que no se las va a creer. Idealizando una historia tan utópica que estaría a la altura del libro más maravilloso del mismísimo Federico Moccia.
Y así pasan los días. Y no encuentro en ninguno de ellos razón alguna para querer despertarme mañana con una sonrisa en la cara. Intentando llenar ese hueco tan grande con amistades y otras cosas. Pero el hueco es enorme. No se llena fácilmente.
Sólo espero que este pequeño cuentagotas empiece a hacer su trabajo lo más rápido posible. Para poder acostarme cada noche con una sonrisa, y levantarme con la misma todas las mañanas, con una única imagen en la mente...

1 comentario:

  1. Gracias guapetona :)
    Claro que lo sé, no me olvido de mi seguidora número uno :) pero tampoco te olvides tú que yo también soy asidua al tuyo, eh! jiji ;)
    Espero que a tí te vaya todo muy bien, pequeña.
    Un besito.
    pd: Y ya sabes... si las cosas se ponen feas, empieza de nuevo, que nunca es tarde :)

    ResponderEliminar