Sígueme si quieres, pero recuerda que yo tampoco sé el camino...

Páginas vistas en total

lunes, 9 de julio de 2012

Y todo lo demás, está de más.

Tardamos demasiado tiempo en aceptar que lo verdaderamente importante está tras la piel.

A veces me gustaría gritarlo a los cuatro vientos. Escribírselo en la frente a toda esa gente que va por la calle con una carcasa que ellos mismos se han fabricado. Que a la hora de la verdad, el estuche es lo de menos. Que lo que de verdad importa es el interior. Y estoy segura de que lo que vemos por fuera, poquísimas veces se corresponde con lo que hay dentro.

Pero, en fin, ¿qué más da, no? Vivimos en el mundo de las apariencias... Donde si te sonríen de frente, son tus mejores amigos y si te dicen la verdad a la cara por tu bien, son los malos de la película.

Y así vamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario