Sígueme si quieres, pero recuerda que yo tampoco sé el camino...

Páginas vistas en total

domingo, 2 de septiembre de 2012

Todos necesitamos de vez en cuando un hombro en el que llorar, unos oídos que nos escuchen, una boca que nos consuele y unos ojos que digan más que mil palabras. Alguien que aguante nuestros problemas, que escuche nuestros sentimientos y que nos dé una palabra de aliento.

Alguien que nos haga la vida más fácil con una simple sonrisa, y que nos aparte del mundo con una mirada exclusiva para nosotros. Que nos diga que todo tiene solución, y que los exámenes, antes o después, se aprueban. Que las cargas son menos pesadas llevándolas entre dos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario