Sígueme si quieres, pero recuerda que yo tampoco sé el camino...

Páginas vistas en total

jueves, 19 de mayo de 2011

Y ahora... ¿qué?

He vuelto a comprobar lo jodidamente difícil que es fingir la sonrisa. Decir a todo el mundo que estás genial, cuando en realidad estás haciendo un esfuerzo sobrehumano por contener las lágrimas. Que nada te llena, que te sobran muchas cosas y te faltan el doble. Mucha gente a tu alrededor, pero sentirte completamente sola. Porque es muy fácil decir "cuenta conmigo" pero muy difícil demostrarlo. Ya no espero nada de nadie. Así mejor. Menos espectativas conllevan menos desilusiones. No me apetece hacer absolutamente nada, y las pocas ilusiones que me hacen más ameno el día a día, se esfuman a la misma velocidad que vinieron. Aunque parezca que tardan más en irse, porque primero hay que pasar por la fase de aceptación, en la que no terminas de creertelo y sigues manteniendo la esperanza. Pero acabas asimilandolo... y ahí es cuando todo se vuelve oscuro. Y en esa oscuridad, te das cuenta de que las cosas que creías que brillaban en realidad están apagadas, y lo único que veías era el reflejo del brillo que tuvieron alguna vez, hace mucho tiempo. Y todo se desmorona. Y te preguntas, ¿qué coño estoy haciendo con mi vida? Estudiar, estudiar mucho. Estudiar para aprobar Selectividad. Para poder entrar en la carrera y entonces estudiar el triple. ¿Estudiar para conseguir seguir estudiando más? ¿Y después qué? A saber... Para una persona como yo, a la que le gusta tener planificado todo hasta el más mínimo detalle, la incertidumbre de no saber qué será de mí dentro de un tiempo es algo que me ahoga. Las personas que forman parte de mi vida... ¿estarán siempre? Y si es así, ¿cómo aguantaré? Si a día de hoy me cuesta hasta sonreirles, si a la más mínima me fallan... si estoy muriéndome del asco y no se dan ni cuenta. Si mis amigos de verdad son capaces de creer que estoy bien, debo ser una muy buena actriz. Y la única persona capaz de conseguir que todo esto cambie, está muy lejos de hacerlo. Porque aunque lo vea todos los días y lo tenga cerca, en realidad lo noto a años luz.

Pero no pasa nada, sólo necesitaba encontrar a alguien que me escuchara. Mañana volveré a enfundarme la sonrisa. Esa que guardo todas las noches en los pies de la cama y me pongo siempre  antes de salir...

1 comentario:

  1. Oye pequeña, que yo no te veo, y quiero saber como estás! Así que si te pregunto, dime la verdad! Vale? :)
    Tu me has escuchado/leido muchísimo en poquísimo tiempo, y a mí me gustaría mucho mucho mucho hacerlo también. Mereces la pena de verdad, y lo que sí que no merece la pena es que tengas que llegar a sentirte así. Porque estás en el momento perfecto para ser feliz. Porque en que termines selectividad vas a pegarte el verano de tu vida y porque después, todo lo que vendrá será mejor todavía, créeme!
    Tú siempre me lo dices, todo pasa por algo, y si ahora las cosas son así es porque van a conducirnos a lo que nos está esperando. No te aferres a algo que no sabes si tienes, o al menos no tanto. Y deja volar otros miles de sueños que tienes ahí adentro y que seguro que si los dejas salir... y les echas un par, serán todo lo maravillosos que tú quieras que sean! :)
    Ah y otra cosa, estoy segurísima de que tus amigos si no se dan cuenta es porque en verdad eres una buenísima actriz :P No, en serio, que muchas veces creemos que tienen que saberlo todo, y somos nosotras quien no nos damos cuenta de que si no lo decimos, no pueden saberlo. Prueba a hablar :)

    un besito pequeña! (L)
    SONRÍE!

    ResponderEliminar